Blog de Leeisabeel

Capítulo V

3 horas más tarde de ese mismo día.

Ale está sentada en la silla junto al escritorio que su tía le ha facilitado para que pueda escribir y tener el ordenador. El encuentro con la señora Stevens le ha puesto muy nerviosa aunque ya se ha tranquilizado un poco. Enciende el portátil y empieza a leer:

“Muere asesinado James Hundson, padre y vecino de la ciudad de Mellier, a los 46 años de edad”

“Cruel asesinato de James Hundson”

“Se cierra el Caso Hundson por falta de pruebas”

“Mujer e hija de James Hundson desoladas tras ser archivado el Caso Hundson”

Ale se retira un poco del ordenador. Se acuerda cuando empezó a leer todas esas noticias y le parecía que hablaban de otro hombre. Durante meses el caso de su padre ha ocupado las portadas de todos los periódicos y ella ha tenido que convivir con eso. Todo el mundo ha podido comentar sobre su padre y hacer especulaciones, aunque nadie sabía ni sabe la verdadera razón de su muerte. Tampoco ella.

Lleva 2 años investigando por su cuenta y eso le cansa demasiado. No sabe cómo buscar o qué puede ser una verdadera prueba. Mira detenidamente cada palabra buscando una prueba, algo a lo que aferrarse para comenzar su búsqueda. La policía no tuvo pruebas suficientes para implicar a nadie y todos los que parecían sospechosos tenían cuartadas bastantes consistentes. ¿Un ajuste de cuentas? ¿Se equivocaron de persona? Al cabo de los pocos meses tuvieron que archivar el caso y desde entonces nadie ha intentado buscar nada, salvo ella. Ha analizado todos los papeles de su padre, ha buscado noticias, ha mirado todos los informes que la policía les pudo facilitar y nada. No hay nada. Está segura de que algo se le escapa, ¿Pero el qué? Es una ciudad tranquila, todo el mundo se conoce al ser pequeña y el asesino tiene que ser de aquí. Su padre no conocía a mucha gente de fuera porque siempre ha vivido con su madre aquí.

Se pasa las manos por la cabeza y suspira. Sabe que lo tiene todo delante, pero necesita encontrarlo. Se incorpora de nuevo y sigue buscando. Tras un momento de leer una nueva portada, deja el ordenador a un lado y pasa a leer el informe de la policía. Se lo sabe de memoria de tantas veces que lo ha leído.

De repente suena el ordenador. Tiene un nuevo mensaje. Su primer pensamiento es que será de publicidad ya que cuando se mudó no solo cambió de ciudad, también de móvil, correo electrónico…

Lo abre y para su sorpresa el destinatario es desconocido.

“Sé lo que estás buscando, pero no lo haces bien. ¿Por qué no miras rápido en tu buzón? Por cierto, me alegro de que hayas vuelto y ten cuidado.”

Ale lo vuelve a leer. No se puede estar creyendo esto. Se levanta rápido, sale de su habitación y baja las escaleras. Al salir por la puerta principal mira hacia todos lados. No hay nadie. Ni siquiera un vecino. Mira rápido al buzón. Hay un sobre blanco. Lo coge y lo esconde entre la camiseta. Sube rápido y vuelve a su dormitorio. Se sienta en la silla y le da vueltas al sobre ojeándolo. No hay ni una letra. Lo abre. ¿Qué es esto? Es una fotografía, pero no una normal. Es el cuerpo de su padre ya en el suelo y con la cuerda todavía agarrándole las manos. No puede evitarlo y se pone a llorar mientras la observa. Al momento la gira y observa que en el reverso pone algo:

“Mírala bien. Ahí tienes la primera respuesta que buscas.”


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: